En la web, el contenido es más que el rey

  • 21 SEPTIEMBRE 2020
  • De Erick Arellano

Cuando se habla de marketing digital es muy común escuchar la frase “el contenido es el rey” y aunque muchos la consideran una frase harto trillada para destacar la importancia de los contenidos en la web, la verdad es que mantiene una vigencia asombrosa, pues al día de hoy el mundo digital es, ante todo, un gran mercado de contenidos. Pero, ¿por qué los contenidos son tan importantes?, ¿qué papel juegan los contenidos en el mundo digital de hoy en día?

Antes que nada, es importante decir que la famosa frase “el contenido es el rey” fue el título de un artículo escrito por Bill Gates en el año de 1996. En aquel entonces la web era muy diferente a lo que es hoy: la gran mayoría de las páginas eran sólo texto, contaban con pocas imágenes (ni pensar en videos), la publicidad era apenas rentable y no existía Google.

Aún con estas limitaciones el fundador de Microsoft plasmó en su artículo una visión a futuro en la que el contenido fuera, por encima de otras cosas, el origen de las ganancias reales que se pudieran producir en la web, el rey capaz de convertir en oro todo lo que tocará (en este caso, a las personas). 

Hoy, más de 20 años después, se puede decir que la visión de Gates se hizo realidad, ya que la web se convirtió en un medio que crea valor manteniendo cautivas a miles de millones de personas a través de su ENORME oferta de contenidos.

Hablo de una enorme oferta, porque prácticamente todo lo que hay actualmente en la red puede ser considerado un contenido: esta entrada de blog, el primer párrafo de tu sitio web, cualquier imagen que subas a las redes sociales, los videos de tu “vlogger” favorito; incluso cosas tan técnicas como un catálogo o una ficha de descripción de producto son un tipo de contenido. Y con todos ellos puedes producir valor.

Teniendo esto en cuenta es claro que, contrario a lo que muchos piensan, la gente no entra a la web para simplemente perder el tiempo sino que entra para consumir los contenidos que se le ofrecen y en eso se le va el tiempo y también… hay que decirlo: el dinero.

En apariencia, la visión de Bill Gates es una verdadera panacea: todo el que quiera entrar al mundo digital y sacar ganancias sólo deberá producir contenidos lo suficientemente buenos para atraer la atención de los usuarios.

Sin embargo, esto no es así de fácil, pues la oferta de contenidos se volvió tan amplia que subirse al mundo digital es subirse a un mundo extremadamente competitivo en el que tus rivales comerciales pueden estar en cualquier país.

Esta situación se refuerza si piensas en la presencia que tiene Google actualmente como el más importante filtro de navegación y es que, si no apareces en los primeros resultados de su buscador, es como si no existieras ¿y qué puedes hacer para que el algoritmo de Google te tome en cuenta? ¡Desarrollar contenidos originales de calidad y compartirlos de manera recurrente!

Bajo estas circunstancias, abrir un sitio web con un “buen diseño” y dotarlo de contenidos informativos no es suficiente para atraer público y sacar ganancias de la red. En su lugar, toda persona, empresa o negocio que quiera lograr sus objetivos digitales, tiene que plantearse –y muy en serio– el desarrollo constante de contenido digital de calidad, pensando siempre en la audiencia ideal de su sector.

En otras palabras, lo que se necesita es la producción constante de contenido digital estratégico, que cumpla con la función de comunicarse adecuadamente con su audiencia, atrayéndola y, a la par, incluya los elementos necesarios para que el algoritmo de Google lo reconozca. En este sentido, el contenido no solo es el rey, como proyectó Gates,  se ha convertido en el elemento principal con el que tu plataforma web se mantendrá viva y produciendo valor.

 

         Share


Acerca del autor

Erick Arellano

Historiador de profesión e investigador en general, con la pretensión de convertirme en un curador de contenidos. Buscador y traficante de libros en mis tiempos libres. Tengo la confianza de que la comprensión de la vida humana solo se puede lograr estudiando el mundo virtual en el que ahora se desarrolla.